Utilizar el vehículo de empresa para asuntos particulares puede ser motivo de despido

Se declara procedente el despido disciplinario de un trabajador al acreditarse que, de modo reiterado, ha utilizado el vehículo puesto a su disposición por la empresa, sin comunicarlo previamente, ni existir consentimiento alguno, para actividades particulares y en su propio beneficio.

El trabajador prestaba servicios para la empresa como supervisor para cuyo desempeño estaba autorizado a utilizar un vehículo de empresa exclusivamente para uso profesional.

En diciembre de 2020 la empresa comunica al trabajador su despido disciplinario. Los hechos alegados en la carta de despido son habituales abandonos de su puesto de trabajo durante su jornada y la utilización del vehículo puesto a su disposición, sin comunicación previa, ni consentimiento alguno, para actividades particulares y en su propio beneficio.

La compañía considera, que no se trata de una situación puntual, sino una actuación deliberada y reiterada en el tiempo que constituye un incumplimiento grave y culpable del trabajador. Los hechos estaban tipificados como una infracción grave y culpable por el convenio colectivo aplicable.

Interpone demanda contra el despido solicitando su improcedencia, que es desestimada por lo que el trabajador interpone recurso de suplicación ante el TSJ y este Tribunal mantiene la tesis de 1ª Instancia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres recibir nuestra newsletter?

Rellena el formulario y mensualmente te enviaremos las novedadas sobre la actualidad en materia de recursos humanos.